Transmisiones Sexuales: Mitos, Prevención y Tratamientos

Lo que debes saber sobre las infecciones de transmisión sexual, también conocidas como ITS, incluye información sobre cómo se transmiten, los diferentes tipos, los mitos y verdades asociados, así como las medidas de prevención y tratamientos disponibles. 


Si quieres saber más sobre este tema tan importante, sigue leyendo.


 

• Infecciones de Transmisión Sexual (ITS)

Las Infecciones de Transmisión Sexual (ITS), también conocidas como enfermedades de transmisión sexual (ETS), son infecciones que se transmiten mediante el contacto sexual

Pueden contagiarse a través de las relaciones sexuales vaginales, anales u orales, y pueden afectar a personas de todas las orientaciones sexuales e identidades de género. 

Las ETS pueden variar mucho en cuanto a su gravedad, desde las más leves y tratables hasta las graves y crónicas. Algunas de las ETS más comunes son la clamidia, la gonorrea, la sífilis, el virus del papiloma humano (VPH) y el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH).

Las ETS son un importante problema de salud pública, con millones de nuevos casos notificados cada año. Pueden tener graves consecuencias para la salud de la persona, como infertilidad, dolor crónico y un mayor riesgo de transmisión del VIH

Es importante tener en cuenta que muchas ETS no presentan síntomas, lo que facilita que pasen desapercibidas y sin tratar, lo que puede provocar posibles complicaciones y nuevas transmisiones.

El hecho de mantener relaciones sexuales sin protección con una pareja infectada aumenta significativamente el riesgo de contraer una ETS.

También es posible que las personas embarazadas transmitan ciertas ETS a sus bebés durante el parto.


 

• Métodos de transmisión

La transmisión de las ITS se produce con más frecuencia a través del contacto sexual directo, que incluye el intercambio de fluidos corporales como la sangre, el semen, las secreciones vaginales y los fluidos rectales.

El contacto piel con piel con la zona infectada también puede provocar la transmisión de ciertas ETS, sobre todo las que presentan lesiones o heridas. Además, el hecho de compartir agujas contaminadas u otro material de inyección puede provocar la propagación de infecciones transmitidas por la sangre, como el VIH o las hepatitis B y C.

Es importante tener en cuenta que las ETS pueden transmitirse independientemente de que se produzca la penetración, basta con entrar en contacto con una zona infectada para correr el riesgo de contagiarse.

Además, mantener actividades sexuales sin utilizar los métodos de barrera adecuados, como condones o preservativos dentales, puede aumentar significativamente la probabilidad de transmisión de una ETS. También es importante señalar que, a diferencia de lo que se cree, es posible contraer una ETS por medios no sexuales, como de la madre al hijo durante el parto o a través de transfusiones de sangre con sangre contaminada.


 

• Tipos de Infecciones de Transmisión Sexual

Existen numerosos tipos de ETS, cada una causada por distintos patógenos, como bacterias, virus y parásitos

Algunas ETS, como la clamidia, la gonorrea y la sífilis, son causadas por bacterias y pueden tratarse y curarse con antibióticos si se detectan a tiempo. 

Por otro lado, las ETS víricas, como el VIH, el VPH y el herpes, suelen ser crónicas y pueden requerir un tratamiento a largo plazo, ya que no hay una cura definitiva

Es importante destacar que muchas ETS pueden coexistir, y es posible estar infectado por más de una ETS a la vez, lo que hace aún más crucial la importancia de realizarse pruebas con regularidad y practicar sexo seguro.

Además, algunas ETS, como el VPH, pueden presentarse asintomáticamente y son la causa principal de cánceres cervicales y anales, así como de otros tipos de cáncer. 

La gran variedad de ETS pone de manifiesto la importancia de una educación sexual integral, pruebas periódicas y una comunicación abierta con las parejas sexuales sobre el estado de las ETS y las prácticas de sexo seguro.


 

• Mitos sobre las infecciones de transmisión sexual

Existen numerosas ideas erróneas y mitos sobre las infecciones de transmisión sexual que pueden contribuir al estigma, el miedo y la propagación de estas infecciones. 

Uno de los mitos más comunes es que las ETS sólo se pueden transmitir mediante la penetración, cuando en realidad pueden propagarse a través de cualquier forma de contacto sexual, incluido el contacto piel con piel. 

Otro mito generalizado es que sólo puedes contraer una ITS de alguien que tenga síntomas visibles, cuando en realidad muchas ITS pueden ser asintomáticas o presentar síntomas que se confunden con otras afecciones. A

demás, existe la idea errónea de que sólo pueden adquirir ETS las personas promiscuas o con varias parejas, cuando en realidad cualquier persona sexualmente activa está en riesgo.

Es crucial desmentir estos mitos y proporcionar información precisa sobre las ETS para fomentar una realización periódica de pruebas, desestigmatizar la conversación sobre la salud sexual y promover el uso de medidas preventivas como el preservativo y la vacunación. 

Una comunicación abierta y no juzgadora sobre las ETS es esencial para crear una cultura de la conciencia y la responsabilidad en materia de salud sexual.


 

• Prevención de las Infecciones

Prevenir la transmisión de las ETS es un aspecto fundamental para mantener una salud sexual general. 

Una de las formas más eficaces de prevenir las ETS es practicar sexo seguro, lo que incluye utilizar condones y preservativos dentales de forma sistemática y correcta durante la actividad sexual. 

También es importante limitar el número de parejas sexuales y mantener conversaciones abiertas y honestas sobre el historial y las pruebas de las ETS con las parejas potenciales. 

Además, mantenerse al día con las vacunas, como la de la VPH, puede reducir significativamente el riesgo de contraer ciertas infecciones.

Las pruebas periódicas de las ETS, sobre todo para las personas sexualmente activas o que practican comportamientos de alto riesgo, son cruciales para la detección y el tratamiento precoz. 


Uso de condones y otros métodos de barrera

El uso de condones y otros métodos de barrera es fundamental para reducir el riesgo de transmisión de ITS. 

Los condones, cuando se utilizan de forma sistemática y correcta, son muy eficaces para evitar la propagación de las ITS durante el sexo vaginal, anal y oral. 

Es importante que las personas conozcan el uso adecuado de los condones y que tengan acceso a opciones fiables y de alta calidad. Además de los condones masculinos, el uso de condones femeninos y preservativos dentales puede proporcionar una protección importante, sobre todo durante el sexo oral y anal.

Es esencial destacar que los métodos de barrera actúan como una barrera física para evitar el intercambio de fluidos corporales y el contacto directo piel con piel, reduciendo el riesgo.

La incorporación del uso de condones y preservativos dentales a las actividades sexuales, junto con las pruebas periódicas y la comunicación abierta, constituye un enfoque integral para practicar comportamientos sexuales seguros y sanos.


Tratamientos para las infecciones de transmisión sexual

Muchas ITS pueden tratarse y controlarse eficazmente con las intervenciones médicas adecuadas. 

Las infecciones bacterianas, como la clamidia, la gonorrea y la sífilis, pueden curarse con antibióticos cuando se diagnostican y tratan a tiempo. Es crucial que las personas que den positivo en una prueba de ETS sigan el tratamiento prescrito y acudan a las citas de seguimiento para asegurarse de que la infección se ha erradicado con éxito.

Para las ETS víricas, como el VIH y el herpes, existen medicamentos antirretrovirales y antivíricos que pueden ayudar a controlar la infección y sus síntomas, permitiendo a las personas llevar una vida sana y plena. 

Es importante que las personas que viven con ITS crónicas tengan acceso a una atención médica periódica y a apoyo para controlar eficazmente su enfermedad y minimizar el riesgo de transmitirla a otras personas.

Artículos recientes:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

saludinformativa@saludinformativa.com

© 2020 Todos los derechos reservados

Esta página web utiliza cookies.    Más información.
Privacidad